T-MEC y derechos de los pueblos indígenas en México

Por: Mto. Fernando David Márquez Duarte

Ponencia presentada en la mesa sobre Defensa de la Soberanía nacional del Encuentro Binacional contra el T MEC 10 de octubre de 2020

Introducción

El T-MEC (Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá), cual fuera anteriormente el TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) entré en vigor el primero de Julio de 2020, una vez que los tres países involucrados firmaron y ratificaron el Tratado, sus modificaciones y anexos, aunque México lo ratificó desde Diciembre de 2019 (Tratado Entre México, Estados Unidos y Canadá, 2020)

Este Tratado tiene implicaciones fuertes para los derechos de las comunidades indígenas, la mayoría de estas negativas, en temas relacionados con asuntos medioambientales, con sus saberes tradicionales, con seguridad alimentaria, y con el derecho a ser consultadxs y a la autodeterminación.

Cambios legislativos por T-MEC y consecuencias negativas

Respecto a temas medioambientales, el T-MEC permite, aún más que el TLCAN (que es cuando comenzó la apertura a la minería extranjera por la reforma al artículo 27 de la Constitución para poder firmar el TLCAN), la entrada a la inversión privada extranjera para explotar los recursos naturales de México, esto ha causado que empresas mineras estadounidenses y canadienses exploten los recursos naturales de nuestro país, sin consultar a las comunidades y pueblos indígenas donde se establecen. El T-MEC ignora el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que obliga a los gobiernos a consultar a las comunidades indígenas, incluyendo en aspectos de leyes de temas energéticos y medioambientales (Bolaños, 2020).

Por otro lado, en temas de seguridad alimentarias y saberes tradicionales de las comunidades y grupos indígenas, existe inconformidad de las comunidades y de académicxs de estos temas, ya que el T-MEC permite que las empresas transnacionales exploten los saberes y recursos alimentarios de las comunidades en temas de semillas y cultivos. Entre los puntos y artículos del T-MEC que permiten esto se encuentran los respectivos a “evidencia creíble” (artículo 24.22) que deja a discrecionalidad gubernamental el decidir qué prácticas se permiten para comerciar semillas aunque dañen al ambiente y vulneren los derechos de las comunidades indígenas. Otro punto es relativo al uso de recursos genéticos (artículo 22.15) que permite que empresas extranjeras exploten métodos ancestrales que las comunidades indígenas utilizan para la producción local de semillas y cultivos, quitando este derecho a los grupos indígenas. Si bien se reconoce de manera vaga que las comunidades indígenas son actores de la vida social, no se reconocen mecanismos directos para su intervención de las decisiones públicas en el tema (Rosas Sánchez, 2020), por lo que se torna en simulación.

En este mismo tema, se reformó en nuestro país la Ley Federal de Variedades Vegetales, reforma que fue presentada por el diputado Eraclio Rodríguez Gómez, bajo la justificación de que era una condición del T-MEC. Esta reforma trae consigo consecuencias negativas, ya que afectará especialmente a comunidades indígenas respecto a su derecho al intercambio de semillas, vulnerando sus saberes ancestrales, ya que tendrían que pagar a una empresa privada por el uso de las semillas, y de no hacerlo, podrían incurrir en delito de acuerdo con esta reforma. Académicxs, activistas y grupos indígenas declararon que durante el foro sobre la Iniciativa de Reforma, se coincidió en que el T-MEC no obliga a que se realice esta reforma, por lo que es falsa esa justificación dada por el diputado proponente (Redacción, 2020).

Otra legislación aprobada en este 2020, que ha sido propuesta para armonizar las leyes mexicanas con el T-MEC es la “Ley De Fomento y Protección del Maíz”. Esta ley abre la puerta a la entrada de semillas transgénicas de empresas transnacionales. Especialistas de la Red de Defensa del Maíz han declarado que esta ley deja al maíz nativo indefenso ante los transgénicos por los reglamentos de comercio internacional. Así mismo, Ana de Ita, Investigadora Titular del Centro de Estudios para el Cambio en el Campo Mexicano (CECCAM), ha declarado que el T-MEC junto con esta ley, hace que los Organismos Genéticamente Modificados entren más fácilmente al país, afectando al maíz nativo, así como a la salud de lxs mexicanos en general (Oropeza, 2020).

Por otro lado, con el T-MEC, México es obligado a firmar y hacerse parte del convenio de la Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales (UPOV) 1991, que permite que no se pueden prohibir importaciones por cuestiones que no sean “científicamente avaladas”, haciendo discrecional la decisión de las importaciones de semillas, ya que las empresas transnacionales son los que evalúan si las pruebas con científicas o no, marginando los saberes indígenas como “no científicos”, quitando a lxs agricultorxs la posibilidad, de seguir sembrando sus semillas dejándolo en manos de los dueños de la patente como Monsanto, Syngenta, Bayer, Pioneer, Dow, etc. el saber si los dejan o no, y hay muchos casos de demandas contra lxs agricultorxs por no pagar licencias, argumenta la investigadora de Ita (Oropeza, 2020).

Finalmente, el Concejo Indígena de Gobierno (CIG), órgano de lucha que agrupa a una gran cantidad de grupos y comunidades indígenas en México ha lanzado comunicados y declaraciones oponiéndose al T-MEC, argumentando que el T-MEC ha llevado a la imposición de reformas legislativas y la imposición de megaproyectos sin consultas a las comunidades indígenas de manera adecuada, vulnerando sus derechos (“Jornada de lucha en contra del T-MEC y los megaproyectos, Tren Maya y Corredor Interoceánico,” 2020).

Lo que dice directamente (o no dice) el T-MEC

Para analizar este tema es importante analizar los artículos y puntos directamente del T-MEC en los temas.

Respecto al tema de pueblos indígenas y sobre consultarles sobre el establecimiento de proyectos e importaciones de productos de empresas transnacionales que les afecten, en el apartado de excepciones del Tratado, el artículo 32.5 sobre derechos de los pueblos indígenas dice lo siguiente:

“Siempre que dichas medidas no se utilicen como medio de discriminación arbitraria o injustificada contra las personas de las otras Partes o como una restricción encubierta al comercio de mercancías, servicios e inversiones, este Tratado no impide a una Parte adoptar o mantener una medida que considere necesaria para cumplir con sus obligaciones legales para los pueblos indígenas”(Tratado Entre México, Estados Unidos y Canadá, 2020, sec. 32.5).

Esta sección es preocupante, ya que por la redacción se permite ampliamente la discrecionalidad para decidir no consultar a las poblaciones indígenas y para vulnerar sus derechos, ya que si los gobiernos y/o empresas extranjeras consideran que los derechos y consulta a pueblos indígenas restringen sus negocios o las consideran injustificadas no son obligados a respetar sus derechos.

En cuanto al tema de las consultas en temas medioambientales, el artículo 24.29 dice que:

“1. Las Partes procurarán en todo momento acordar la interpretación y aplicación de este Capítulo…”, “2. Una Parte (la Parte consultante) podrá solicitar consultas con cualquier otra Parte (la Parte consultada) respecto de cualquier asunto que surja conforme a este Capítulo…”, “5. Las Partes consultantes harán todos los esfuerzos para alcanzar una solución mutuamente satisfactoria del asunto, la cual podrá incluir actividades de cooperación apropiadas” (Tratado Entre México, Estados Unidos y Canadá, 2020, sec. 24.29).

De acuerdo a esta sección, los que consultan y lxs consultadxs deciden cómo interpretar el artículo, factor que da pie a que se evada consultar a las comunidades en este tema, por otro lado se especifica que solo la parte consultante (no las comunidades afectadas) son las que pueden solicitar la consulta, factor negativo, y solo mencionan que ambas partes se comprometen a esforzarse a solucionar los asuntos, sin ningunas medidas que aseguren el cumplimiento de una manera adecuada de las consultas.

En el tema de consultas sobre temas agrícolas, el artículo 3.10 declara que “1. Cada Parte procurará…compartir con otra Parte…la información disponible respecto a una medida relacionada con el comercio de mercancías agrícolas adoptada por un nivel de gobierno regional en su territorio que pueda tener un efecto significativo en el comercio entre esas Partes.” (Tratado Entre México, Estados Unidos y Canadá, 2020, sec. 3.10)

Esto quiere decir que, si a nivel local en un estado en México se toman medidas respecto a comercio agrícola, estas tienen que ser informadas a Estados Unidos y Canadá, vulnerando la soberanía u autodeterminación de las comunidades rurales, donde la mayoría de las comunidades indígenas se encuentran.

En cuanto a temas relativos a los saberes indígenas y al derecho a la seguridad alimentaria y a la supervivencia de sus productos y técnicas, el T-MEC plantea un panorama difícil para los grupos indígenas.

En el artículo 20.36 sobre patentes se especifica que

“1…Cada Parte dispondrá que las patentes puedan obtenerse para cualquier invención, ya sea un producto o un procedimiento, en todos los campos de la tecnología, siempre que dicha invención sea nueva, entrañe una actividad inventiva y sea susceptible de aplicación industrial.” (Tratado Entre México, Estados Unidos y Canadá, 2020, sec. 20.36).

Este apartado permite la privatización de saberes y procesos propios de las comunidades indígenas, al permitir que se patenten, ya que una gran mayoría de las patentes son realizadas por las empresas transnacionales por la complejidad legal del proceso y por el costo, por lo que las comunidades indígenas son marginadas del acceso a patentar.

Por otra parte se menciona que: “2. Una Parte puede excluir de la patentabilidad las invenciones cuya explotación comercial en su territorio deba impedirse necesariamente para proteger el orden público o la moralidad, incluso para proteger la salud o la vida de las personas o de los animales o para preservar los vegetales, o para evitar daños graves a la naturaleza o al medio ambiente, siempre que dicha exclusión no se haga meramente porque la explotación esté prohibida por su ordenamiento jurídico.” (Tratado Entre México, Estados Unidos y Canadá, 2020, sec. 20.36).

Esto es positivo por una parte, ya que se pueden excluir ciertos saberes y procesos si hay riesgos a la salud, a la vida de las personas y de la naturaleza, sin embargo, también está escrito que si esta exclusión es porque las leyes de uno de los países no permiten la explotación de algún recurso, entonces la exclusión no es válida, de manera que de nuevo, se somete a la discrecionalidad el defender saberes y procesos de las comunidades o permitir que sean patentadas por empresas transnacionales.

En cuanto a los productos artesanales indígenas el artículo 6.2 declara que: “1. Una Parte importadora y una Parte exportadora podrán identificar determinadas mercancías textiles o prendas de vestir que, de mutuo acuerdo, sean:…Mercancías artesanales folclóricas tradicionales; o Mercancías artesanales indígenas” (Tratado Entre México, Estados Unidos y Canadá, 2020, sec. 6.2).

Este apartado es en principio positivo, ya que estos productos pueden ser libres de aranceles, sin embargo, el que se consideren como productos tradicionales y/o indígenas depende tanto de las partes importadoras como exportadoras, y esto puede llevar a conflictos sobre las denominaciones de origen por las patentes, esto ya ha llevado en casos como el tequila y otros productos originarios de comunidades mexicanas a conflictos donde empresas transnacionales les quitan el derecho a comercializar sus productos a comunidades porque ellos patentaron el producto.

Otro aspecto crucial que es negativo para los pueblos y comunidades indígenas es el reconocimiento de Tratados Internacionales y otros instrumentos jurídicos internacionales en temas medioambientales por el T-MEC. El T-MEC solo reconoce La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres de 1973, El Protocolo de Montreal relativo a las Sustancias que Agotan la Capa de Ozono de 1987, El Protocolo de 1978 relativo al Convenio Internacional para Prevenir la Contaminación por los Buques, La Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional Especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas de 1971, La Convención sobre la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos de 1980, La Convención Internacional para la Regulación de la Caza de Ballenas de 1946 y La Convención para el Establecimiento de una Comisión Interamericana del Atún Tropical de 1949 (Tratado Entre México, Estados Unidos y Canadá, 2020, sec. 1.3).

Este apartado es sumamente alarmante, ya que los instrumentos internacionales que se reconocen son mínimos y se dejan fuera Tratados Internacionales e instrumentos jurídicos internacionales mucho más importantes en el tema y para los pueblos indígenas, como los Protocolos de Kyoto de 1997, las Declaraciones sobre Medio Ambiente y Desarrollo que se han derivado de las Cumbres de Rio de 1992, de Johannesburgo de 2002, de Rio +20 de 2021, la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de 2007, el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre Pueblos Indígenas de 1989, entre muchos otros. El hecho de dejar fuera a estos acuerdos, permite a Estados Unidos y Canadá el explotar recursos naturales de comunidades mexicanas y contaminar el medio ambiente sin consecuencias vinculantes.

Un tema final que es negativo sobre el T-MEC para los pueblos indígenas es lo establecido en el artículo 14.8, que establece protección contra las expropiaciones de industrias de Estados Unidos y Canadá en México, estableciendo medidas que castigan la expropiación, “permitiéndola” solo por asuntos de “utilidad pública”, pero estableciendo condiciones sumamente complicadas para el país que busque expropiar la empresa como una indemnización inmediata y liquidable, de acuerdo al valor de mercado de la inversión extranjera (Tratado Entre México, Estados Unidos y Canadá, 2020, sec. 14.8).

Esto afecta a las comunidades indígenas y a México en general, ya que dificulta que se expropien empresas estadounidenses y canadienses aunque estén contaminando el ambiente en el país, vulnerando los derechos de comunidades indígenas, causando enfermedades y muertes en lxs mexicanxs, incurriendo en delitos de corrupción, etc.

Conclusión

El T-MEC aunque plantea oportunidades de comercio y de crecimiento económico importantes para empresas grandes mexicanas, y especialmente para empresas transnacionales, esto no representa beneficios para la mayoría de lxs mexicanxs, y por el contrario, permite que se vulneren derechos de los pueblos indígenas, así como permite la explotación de los recursos naturales de las comunidades y del país, así como permite una mayor contaminación ambiental, afectando así la salud y la vida de lxs mexicanxs, especialmente de las personas más oprimidas y en comunidades rurales e indígenas.

Bibliografía

Bolaños, B. (2020, May 14). Ley Minera, T-MEC y pueblos indígenas. La Razón. https://www.razon.com.mx/opinion/ley-minera-t-mec-y-pueblos-indigenas/

Jornada de lucha en contra del T-MEC y los megaproyectos, Tren Maya y Corredor Interoceánico. (2020, June 30). Enlace Zapatista. https://enlacezapatista.ezln.org.mx/2020/06/30/jornada-de-lucha-en-contra-del-t-mec-y-los-megaproyectostren-maya-y-corredor-interoceanico/

Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, (2020), El tratado está basado en el TLCAN que entró en vigor el 1 de enero de 1994. El acuerdo actual fue el resultado de más de un año de negociaciones, que se vieron marcadas por las amenazas de imposición de aranceles por los Estados Unidos contra Canadá, además de la posibilidad de que surgieran acuerdos bilaterales separados. https://www.gob.mx/t-mec/acciones-y-programas/textos-finales-del-tratado-entre-mexico-estados-unidos-y-canada-t-mec-202730?state=published

Oropeza, D. (2020, July 1). Maíz criollo, a merced de corporaciones con entrada del T-MEC. Pie de Página. https://piedepagina.mx/maiz-criollo-a-merced-de-corporaciones-con-entrada-del-t-mec/

Redacción. (2020, July 2). ¿Una reforma de ley en México privatizará las semillas? Norteamérica.mx. https://norteamerica.mx/una-reforma-de-ley-en-mexico-privatizara-las-semillas/

Rosas Sánchez, G. (2020, July 7). Las consideraciones medioambientales en el T-MEC. América Latina en movimiento. https://www.alainet.org/es/articulo/207706

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: